Que difícil, será para Luis Abinadel, erradicar la corrupción, en un país donde esa es la cultura

 

POR:-ALEJANDRO SANTANA

 

En un país, donde muchos somos corruptos, y otros simuladores, es altamente difícil, salir a enfrentar a los corruptos y extirparles sus mañas.

Desde el primer momento en que nuestro Presidente Luis Abinadel Corona, salió a lidiar en el ruedo político dominicano, creí y entendí que era una persona con ciertas características de honestidad.

Pero no se llega si no estás renqueado por un partido político especifico, pero que ocurre, ocurre que la simiente de esos partidos, todos, esta erigida sobre las bases de la corrupción que asoma hasta en las asambleas internas.

Junto a que la mayoría de esos partidos son el desprendimiento de otros partidos carcomidos por el cáncer de la corrupción, el engaño, la irresponsabilidad y ambición de sus miembros, no terminan siendo ejemplo de moralidad y se producen dicótomias entre quien le toca dirigir y su militancia, que vienen de un partido donde la regla general es la maña.

Ese es el escenario que le ha tocado vivir a nuestro Presidente: Nadar entre tiburones hambrientos.

Es difícil, mas no imposible cuando se está revestido de principios nobles y precedidos del conocimiento de que la corrupción es el cáncer que nos hace daño como sociedad, como país, como Nación.

El Presidente ha demostrado que anda sintonizado con un compromiso asumido en campaña, ha querido sancionar a los corruptos, pero por cada cinco corruptos que en su gestión va a los tribunales, de sus filas surgen cuatro con esas condiciones cancerosas.

Es hasta difícil con una sociedad que desde el Descubrimiento de nuestra isla, han habido demostraciones en ese sentido, identifico el malo en el hogar ajeno, pero mis hijos son más de lo mismo.

Es difícil y hasta doloroso, pero es la realidad de esta sociedad en donde al ladrón se le llama persona exitosa y al hombre o funcionario serio y honesto se le llama pendejo, pero vamos a seguir.

Adelante, sigamos extirpando de la sociedad los males de la corrupción, sigamos castigándolos, aunque en esa tarea tengamos que cortar las manos a los nuestro…Es asunto de adecentar y todos los mañosos deben caer, no importa si el próximo sea mi hermano…

Alejandro Santana

Read Previous

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: