El Covid-19, no solo ha cambiado nuestras vidas, nos tiene de rodillas

Las manifestaciones de impotencia de una medico

POR: ALEJANDRO SANTANA

Cuan frustrados, nos sentimos cuando accedemos a las redes sociales y nos encontramos con tantas manifestación de dolor, de solidaridad, lamentaciones y frustraciones, porque el Covid, se ha llevado a otro amigo.

Hoy martes en horas de la madrugada, cuando con mucha frecuencia me despierto y decido sentarme frente al computador, a ver las novedades noticiosas y descubrir cantidades de condolencias, manifestaciones de dolor por la muerte de un familiar, un amigo, un conocido.

No nos queda de otra que agregar también nuestras condolencias a familiares del nuevo fallecido, a lamentar que en la mayor de las veces quien ha muerto ha sido una persona que no encontró una cama a tiempo, por varias razones.

Hoy martes, en  horas de la madrugada, leo las quejas, las lamentaciones, reacciones de impotencia de una barahonera, una médico, que durante sus años de servicios en la emergencia del hospital Jaime Mota, se desempeñó con mucha humanidad, amor, solidaridad y entrega para servir a los demás.

También me sentí impotente al leer a la doctora Benilda Cortés, América, denunciar negligencias, falta de información oportuna, para trasladar  a una paciente, una cuñada afectada del Covid-19 a un centro de la ciudad capital.

Sus manifestaciones de frustraciones no son como las de un ciudadano común, son de una profesional de la medicina, que conoce que las atenciones a tiempo pueden salvar una vida, critica la dejadez de colegas que si hubieran actuado correctamente, tal vez, su cuñada Tatica, no hubiera fallecido.

Leer a la doctora Cortés, reaccionar de forma tan impotente frente a la muerte de un paciente que debió recibir las atenciones a tiempo, nos dice que las cosas no se están manejando bien.

Ella es una autoridad en materia  de emergencias, su vida, como profesional de la medicina, la ha pasado, en esa área y sabe que las primeras horas frente a una situación médica, son importantes, que la dejadez de un médico o enfermera, son  un crimen.

Conociéndola como yo la conozco y como la conoce la generalidad de los pacientes que acuden a centros de salud públicos, sabe, que sus quejas no son una acusación contra nadie de manera particular, es una queja de impotencia contra nuestro sistema de salud, que sigue funcionando muy mal.

América Cortés, es un ser humano extraordinario, es una profesional poseída de la sensibilidad necesaria para entender que a cada paciente hay que prestar  las atenciones médicas oportunas, eficiente y de calidad, ella ha perdido una cuñada por negligencia, todos los barahoneros hemos perdido a una mujer querida, respetuosa, solidaria de la cual es posible que su acta de  defunción diga que murió por Covid, pero  a todos nos quedara el dolor porque murió por negligencia, como han muerto muchos ciudadanos…

Alejandro Santana

Read Previous

Hay conceptos que con el tiempo cobran vida

Read Next

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: