El Macondo de Luis Matos, un barahonero preocupado

 

Por: ALEJANDRO SANTANA

Leyendo a un barahonero de la diáspora, joven nacido en uno de nuestro barrio, tal vez el más vulnerable de todos los barrios de la Provincia de Barahona, nos damos cuenta del valor de los diamantes.

Todos los diamantes vienen de un carbón, o se encuentran en el carbón de huya, Luis Matos, Luis Mercedes, Luis los nísperos, es uno,  de nuestros jóvenes nacidos en los alrededores del puente del rio Biran, criado en un hogar donde las reglas y las  buenas costumbres eran el pan de cada día.

Allí se crió, Luis, en momentos en que en el sector, imperaban  los lugares de juegos o bebidas, donde la mayoría de la niñada, delinquían y protagonizaban peleas y todo tipo de tropelías, pero él siempre fue diferente a los demás.

Él fue uno de tantos jóvenes de diversos sectores de la ciudad que tuvieron la suerte de caer en manos del profesor Jorik Piña, un romántico maestro de esos que anidan sueño de tumbar el pulso a las malas costumbres y que se dedicó en cuerpo y alma a la formación en valores y buenas costumbres de muchos “”Traviesos” de la época.

Luis Matos que ha alcanzado un grado educativo, es un profesional del derecho, es un ciudadano correcto y lo que siempre sobresalió en él es que siendo de ese barrio con vulnerabilidad, se preocupó por  alcanzar metas, metas no para satisfacción de él, metas para contribuir a la superación de otros jóvenes salidos de lugares vulnerables, para que como él se conviertan en ejemplos a seguir.

Escribo de, el estas cosas porque al saberse realizado, no se ha conformado con eso, sigue empujado a la superación y al éxito de otros jóvenes de su provincia.

Por eso lo vemos expresando su  punto de vista enfocado en la superación de nuestro sistema educativo, la formación en valores, los nobles principios, la visualización de espacios abandonados que pudieran servir para que lo aprovechemos para dedicarlos al rescate de  jóvenes que se encuentran desorientados y pudiéramos rescatar para bien de nuestro pueblo.

Lo vemos como identifica al profesor Piña, quien con muchas precariedades maneja un programa de rehabilitación de jóvenes descarriados, empujado por una sociedad que en vez de contribuir a su superación los empuja a la delincuencia, pues no se les ofrece oportunidad de superación, de orientación para que cambien y sean ciudadanos ejemplares.

Nos sentimos orgullosos de ser su amigo, nos sentimos motivados a junto a  el empujar que esos deseos de superación formación en valores de incrementen en nuestra provincia porque igual  que ayer, tenemos la necesidad de contribuir a que esta sociedad encamine sus pasos a los nobles principios.

Propongo a otros barahoneros amantes de su pueblo a que contacten a Luis a ver como se forma una especie de fundación identificada con esas necesidades de formar ciudadanos barahoneros con valores nobles y solidarios

 

Alejandro Santana

Read Previous

Sigue haciendo falta una ley de revocación de                                      poderes

Read Next

Por qué, muchos funcionarios no responden, acusaciones?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: