De verdad que no entiendo mi país!

POR: ALEJANDRO SANTANA
En el año 1982 estuve en Samaná por espacio de 10 meses para un barahonero, para la fecha, joven con muchos sueños, fue una gran oportunidad, fui a dirigir a Radio Samaná.
El tercer día de estar en esa provincia, me contactó un barahonero, era Gerente del Banco Agrícola, dijo que me había escuchado por la radio, como solidarios que somos cuando nos encontramos fuera de nuestra demarcación , me invito a un hotel turístico, a un evento social.
La carrera de ¡cangrejos, wow! Algo novedoso para mí, en mi natal, solo había presenciado la Pata del Jarro.
Me presento a la animadora del evento, una trigueña con grandes atributos, llamada Magdalena, a seguidas hice amistades con esa verdad, le pregunte
¿En qué consistía la carrera de cangrejos?
Ella me dijo que era un evento para turistas Canadienses y que consistía en poner diez cangrejos en una caja de cartón, numerados del 1 al 10 los que se colocaban en una especie de circunferencia dibujada en el piso, boca abajo y otra circunferencia más grande que sería la meta.
Cuando levantaban la caja con  los cangrejos el que saliera primero, era el ganador, había observado las condiciones de los crutasios, uno muy robustos,  otros que les faltaban dedos a otros bocas, le observe que si el que le faltaban tres patas podría ganar, y me respondió. Si tú con una muleta puedes correr más que el que tiene sus dos piernas.
Bueno, como barahonero, avispado, luego de escuchar las bases del concurso, aposte cien pesos, al que tenía todas sus patas y se veía robusto, gane 100 pesos por cada 25 apostados.
Cuando termina esa carrera, recogieron todos los cangrejos, y el cangrejo ganador lo introdujeron en otra caja con el numero cambiado, aposte nueva vez a ese y como era de esperarse gane también, no solo lo apostado sino también todo lo ganado, y saben una cosa gané todas las carreras, menos la última.
Cambiaron el sentido de la carrera, el ganador seria el ultimo cangrejo que saliera de la circunferencia, ya lo había apostado todo y se habían cerrado las apuestas, gano el que le faltaban algunas patas, gracias que solo arriesgue los cien pesos iniciales y las ganancias de las carreras amañadas.
Le reclame a Magdalena, ella me había dicho que ese entretenimiento no tenía trampas, le dije que todo en la vida tenía sus  trampas, que lo acababa de confirmar.
Ella me dijo, bueno,  lo que pasa es que ese entretenimiento era para extranjeros que solo quieren divertirse, no para dominicanos que siempre andan buscando ventajas.
A tantos años de esa experiencia, no sé porque me viene a la mente, ese evento de los cangrejos, trate de asociarlo con el día en que el ex presidente Danilo Medina fue a Pedernales con unos  inversionistas y pinto tantas cosas color de rosa.
Hoy veo revivir esas promesas del nuevo Presidente de los dominicanos, no desconfió, sé que se hará algo, pero entiendo que no todo lo prometido, entiendo como en el 1982, cuando Magdalena, la bella trigueña Samanense, me dijo que el evento de los cangrejos no era para avispados, y como Pedernales y Samaná son puntos tan distantes. Me viene a la mente otra promesa.
El nuevo incumbente de INAPA nos visitó aquí en Barahona y nos promete dos pozos que serían construidos en la cabeza del Río Biran,  también la planta de tratamiento de agua residuales, me recuerda que nos hicieron a San Rafael unos dos pozos en la misma cabecera del rió Birán, nos hicieron el Acueducto del Suroeste (ASURO) aún seguimos careciendo de agua.
Pero igual que los turistas del hotel de Samaná, solo nos estamos divirtiendo con esas promesas! Dos nuevos pozos! Para suplirnos de agua y solo recuerdo el día que me pare frente a mi madre y  con cara de tonto le pregunte! Y a quien es que viene Pedro y “Jalla”  (halla) ,y ella me contesto:
¡A un pendejo como tú!

Alejandro Santana

Read Previous

Read Next

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: