Por qué los investigadores han mantenido el secreto sobre un medicamento para el COVID-19 por miedo a las autoridades

Yahoo Noticias

Aún se sigue trabajando, pero en secreto para conseguir la vacuna contra el Covid-19

Por qué los investigadores han mantenido el secreto sobre un medicamento para el COVID-19 por miedo a las autoridades

Algo de lo que no nos damos cuenta es de la velocidad a la que está funcionando la ciencia en torno al COVID-19 y sus posibles tratamientos. Vemos cada día en directo cómo se publican estudios preliminares – los famosos preprints –, cómo se inician ensayos clínicos con fármacos prometedores, e incluso cómo se proponen soluciones espeluznantes – las inyecciones de desinfectantes, por ejemplo.

Tal vez por eso sorprenda tanto enterarse de que un equipo de investigación ha mantenido en secreto el diseño de un ensayo para tratar a pacientes de COVID-19 hasta que no han tenido más opción que hacerlo público. Y lo han tenido que mantener en secreto por, dicho de una manera sencilla y directa, miedo. Principalmente a dos cosas: a no poder terminar su ensayo por falta de medicación, o a dejar a pacientes que necesitan una medicación sin ella.

Para entender las precauciones de los investigadores, hay que explicar un poco la inspiración y el diseño del estudio. Uno de los miembros del equipo de investigación tuvo oportunidad de trabajar directamente con los datos de China, y hubo algo que no le cuadraba: personas de edad avanzada de zonas rurales y pobres de China tenían una tasa de supervivencia, un pronóstico, mejor que personas de la misma edad, pero con mayor poder económico.

Sorprende porque siempre se asume un vínculo entre capacidad económica y salud: mejor acceso a terapias, estilos de vida saludables, mejor alimentación… Algo debía haber que marcase la diferencia.

Especialmente porque no era en todos los pacientes, si no en aquellos con problemas de acidez de estómago crónicos. Y ahí estaba la clave: entre los ciudadanos con mayor poder adquisitivo era más común un medicamento más caro, el omeprazol, mientras que quienes disponían de menos medios solían tomar famotidina. Y ahí podía estar la clave.

Pero cuando se plantearon esta idea, ya habían pasado dos cosas que preocuparon a los investigadores. Dos casos en los que alguien informó de la idea para el ensayo, se publicitaron por muchos medios, los recogieron las autoridades y la situación se complicó de manera notable.

El primero, la propuesta de emplear remdesivir como cura del coronavirus. Mejor dicho, las altas expectativas que supuso, el escrutinio público del ensayo y los problemas que generó, hasta el punto de que la farmacéutica responsable de producir el fármaco tuvo que salir a aclarar los resultados de los ensayos, algo nada frecuente.

Peor aún fue el caso de la hidroxicloroquina, ya famoso. Cuando se comenzó a plantear que este fármaco tenía propiedades prometedoras contra el coronavirus, se desató una fiebre por él. Distintos laboratorios y hospitales comenzaron a hacer acopio del fármaco, y también personas a nivel individual. La situación llegó a un punto en que resultaba complicado conseguir stock para asegurar las dosis de un ensayo – lo que es un problema si pretendes poner en marcha un ensayo – y algo mucho peor: muchos enfermos de lupus, que recibían recetas de hidroxicloroquina para su dolencia, vieron cómo se les negaba el acceso al fármaco por falta de stock. Y eso sí es un problema serio.

Así que, para evitar problemas, tenemos a un equipo de investigación diseñando y preparando un ensayo clínico en secreto, con miedo de no poder terminarlo por no tener suficientes dosis si se dispara la histeria, preocupados por no dejar a pacientes sin su medicación – no todo el mundo puede saltar de la famotidina al omeprazol – y esperando que el foco no se ponga sobre ellos de tal manera que no puedan realizar su trabajo.

 

 

0 Reviews

Write a Review

Alejandro Santana

Read Previous

Nuestra solidaridad con Carlos Batista,(el guazarero)

Read Next

?Nosha cambiado la vida el Cornavirus¿. ?Hasta cuándo, nos estará afectando¿ De acuerdo a especialista, esto no termina ahora

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: