El mundo tras el coronavirus

Las consecuencias geopolíticas de la pandemia

El HuffPost
(Photo: Peter Zelei Images via Getty Images)

Ver fotos

(Photo: Peter Zelei Images via Getty Images)

En la historia hay sucesos que, por su virulencia y magnitud, marcan el inicio y el fin de una época. La pandemia del coronavirus tiene el potencial para hacer temblar los cimientos del actual orden internacional. La infección, apuntan los científicos, será finalmente vencida, pero los expertos coinciden en que el mundo no volverá a ser como lo conocemos.

Numerosas voces critican la escasa coordinación de la UE ante el desafío que plantea el patógeno… ¿será Europa la gran damnificada a nivel mundial? China fue el epicentro de la pandemia, pero ya empieza a dar muestras de recuperación… ¿saldrá el pujante gigante asiático fortalecido de esta debacle? El hegemónico Estados Unidos, paladín de la sanidad privada, celebra este año elecciones… ¿afectará la crisis a las posibilidades de Donald Trump de ser reelegido?

A continuación, tres analistas especializados en relaciones internacionales explican a El HuffPost cómo creen que la pandemia puede reconfigurar el orden internacional actual:

(Photo: Nastco via Getty Images)

Ver fotos

(Photo: Nastco via Getty Images)

Federico Steinberg

Investigador principal del Real Instituto Elcano

La pandemia tendrá importantes implicaciones geopolíticas que todavía son difíciles de anticipar. Aún no sabemos si el Covid-19 reforzará o debilitará a China. Su aparente efectiva respuesta a la pandemia (que está por confirmar) podría darle alas al Gobierno, pero si la economía se frena o si se descubre que su gestión de la crisis no ha sido tan exitosa, podría pasar lo contrario. No olvidemos que la economía china decrecerá en el primer trimestre del 2020 por primera vez desde la Revolución Cultural en 1968.

Por otra parte, la crisis económica derivada de la pandemia podría poner en jaque la sostenibilidad de la deuda pública y privada en algunos países emergentes que están experimentando fuertes salidas de capital y depreciaciones de sus monedas, con el consiguiente impacto político y social. Por último, si el precio del petróleo se mantiene bajo por la caída de la demanda, habría una importante transferencia de rentas desde los países productores a los consumidores (entre ellos España), así como importantes problemas económicos para algunos países exportadores que ya se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

Tal vez haya llegado el momento de diversificar mucho más nuestras fuentes geográficas de aprovisionamiento.

Por último, debemos reflexionar sobre si el avance de la globalización y la profundidad de las cadenas de suministro globales no se ha hecho de forma demasiado desordenada, haciendo que los países europeos sean especialmente vulnerables a los insumos intermedios provenientes de China. Tal vez haya llegado el momento de diversificar mucho más nuestras fuentes geográficas de aprovisionamiento y aprovechar las ventajas de la impresión en 3D para dar un impulso a nuestra producción industrial doméstica. No se trata de negar las ventajas de la especialización y de la división internacional del trabajo, sino de aprovechar las reducciones de costes que posibilitan los avances tecnológicos para reducir nuestra dependencia y aumentar nuestra autonomía sin reducir nuestras capacidades de consumo y bienestar.

(Photo: Elen11 via Getty Images)

Ver fotos

(Photo: Elen11 via Getty Images

 

Alejandro Santana

Read Previous

El Covid 19,no es sólo un virus, también es un dictador,que impide el libre transito

Read Next

No dignifiquen mi muerte, no morí del Coronavirus

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: