Las apariencias nos enjuician o nos ensalzan

POR:-ALEJANDRO ENRIQUE SANTANA


PARA REFLEXIONAR

A, cuántos, usted ha conocido que siempre han vivido de las apariencias, y por apariencias los han llegado a considerar hombres ricos, pero también seres repudiados.

Me explico: Tuve un pariente que creí muy rico,siempre lo veía en un auto diferente, los cambiaba cada seis meses, en una ocasión hablando con él le destaqué esa forma de vida de opulencia.

En un instante de honestidad en su vida, porque era un farfullero enfermo, me contó la técnica que lo hizo aparentar que tenia dinero para cambiar de vehículo cada cierto tiempo.

Me dijo que cada año dedicaba cien mil pesos para aparentar, iba a una agencia de vehículos, y depositaba los cien mil, se llevaba un auto, a los seis meses lo cambiaba por otro.

El pariente !aparentaba!, y lo peor es que todos incluyéndome a mí lo creíamos, inmensamente rico…

Apariencias, apariencias, puras apariencias, en cambio se, de un hombre muy honesto que por unas de esas apariencias le llamaban !coge vaca!.

Se trataba de un señor que tenia seis hijas que eran sus tesoros, llegó el momento en que la más pequeña decidió contraer matrimonio,!imagínese! la alegría del padre,llegó la hora del casamiento, tremenda fiesta, el hombre se emborrachó como no lo había hecho nunca.
Entre otras cosas se acostó desnudo. Cada día a las 5 de la mañana se levantaba a ordeñar unas vacas que tenia, entre ella una muy mañosa, esta le hacia derramar la leche, pero el se la ingeniaba.

Le amarraba no solo las patas traseras, también las delanteras y hasta el rabo; en ese instante, entró un compadre al corral en el momento en que amarraba el rabo de la vaca y al levantar el brazo para alcanzar una rama ,aflojó la barriga y el pantalón se le cayo.

El compadre lo encontró detrás de la vaca con el pantalón en las rodillas y el rabo del animal levantado. !Bueno,compadre,lo encontré cogiendo la vaca!, no le quedó más remedio que admitirlo. ! Si compadre la estaba cogiendo!, desde ese día cargó, con el apodo venido de unas apariencias.

La vida y la actualidad nos pone frente a la valoración o al enjuiciamiento a personalidades por las apariencias. ayer pobres diablos, hoy a muy corto tiempo,propietarios de grandes extensiones de terrenos, casa, castillos y lujosos vehículos, no sólo para ellos sino para sus esposas y queridas.

Como consejo, lo real sería no colocarse detrás de la vaca desnudo y con el rabo en la mano levantado, pero tampoco, ser el pobre diablos que salio de un estado de miseria, y a dos años ser el dueño de grandes extensiones de terrenos ,porque podría pasar un borracho y decir.!Pero diablos, coño, y de dónde lo sacó!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *