Un S.O.S por un distinguido periodista

Un SOS por un distinguido periodista

POR: ALEJANDRO SANTANA

El periodista Manuel Volquez Bello, es un periodista del Sur del país, nacido en la ciudad de Duvergue perteneciente a la Provincia Independencia.

Lo conocí muy joven en esta ciudad de Barahona donde Vivían unos familiares, descendiente de revolucionarios, inquieto, estudioso y con una visión clara de lo que entendía que debía ser el ejercicio del periodismo.

Para cuando terminó la Universidad, su pasantía la hizo en un noticiario que yo dirigía, estoy hablando de los años 80 y aún recuerdo su temple, su honestidad y vinculación a los sectores desposeídos.

Terminada su validación para dedicarse al ejercicio, marcha a la ciudad capital donde pasa a formar parte del elenco de redactores del periódico La Noticia, del cual yo era corresponsal, las veces que fui a la redacción de dicho medio me trató con mucho cariño y distinción.

De ahí pasó al periódico Listín Diario, deje de saber de él por varios años hasta que fue nombrado en las relaciones publicar del Pal Social de la Presidencia y revivió conmigo esa vieja amistad poniéndose a la orden para lo que entendiera.

Agradecí ese gesto de un amigo y colega que supo revivir una vieja amistad cuando llegó a la cúspide, demostrando su solidaridad y agradecimiento.

Pasaron los años, siguió en el puesto de Relacionador público del Plan Social, siguió siendo un hombre honesto, solidario y  vinculado a los sectores necesitados.

Pero como a todo periodista vinculado al ejercicio del periodismo una de esas enfermedades profesionales que surgen del estrés y de los afanes del puri empleo, lo impactó.

Sufrió un accidente cerebro bascular que le ha impedido luego de varios años estar activo en el ejercicio y en sus funciones de relaciones públicas.

Por prescripciones medicas y diagnósticos sigue recibiendo su salario el cual apenas le alcanza para hacer frente a sus necesidades agravadas porque ahora debe dedicar recursos a la compra de medicamentos caros para sobrellevar su afección.

Y ahora junto a todas las vicisitudes que vivimos los periodistas cuando estamos viejos, enfermos y pobre, producto de un ejercicio honesto del periodismo, está recibiendo la amenaza de la directora del Plan Social de la Presidencia Iris Guaba que lo sacará de nomina.

De esa situación me enteré hoy domingo temprano en un programa de televisión donde se hacía alusión a la situación de Manuel Volquez Bello, también de otros empleados en licencia médica lo que constituye una violación a los derechos del trabajador.

Es por eso que estoy haciendo un llamado de auxilio, al Presidente de la República Danilo Medina, al Colegio Dominicano de Periodistas en la persona de su Presidente don Adriano de la Cruz, al  Movimiento Marcelino Vega en las personas de olivo D’Leon, Mercedes Castillo, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa a fin de que impidamos que contra ese colega se cometa una de las tantas injusticias que se cometen contra trabajadores.

Está por demás decir que nuestro amigo y colega Manuel Volquez Bello es uno de esos tantos periodistas honestos, íntegros que han vivido del ejercicio de su profesión y por ende son pobres porque  la honestidad y la observación de la ética tienen sus consecuencias fatales frente a las adversidades.

Señor Presidente, Danilo Medina, entiendo que el compañero Volquez Bello es uno de los tantos periodistas dominicano que sus casos han sido sometidos para una pensión y que usted no sé por qué razones no ha firmado el decreto correspondiente.

Si usted señor presidente no está en animo de firmar el decreto para las pensiones que beneficiarán a periodistas pobres y enfermo, imponga su autoridad para que doña Iris Guaba no cometa esa injusticia contra un colega que su único error en el ejercicio del periodismo es haberlo ejercido con trasparencia y honestidad.

Periodistas, colegas unámonos a una gran campaña  a favor de nuestro colega Manuel Volquez Bello y consecuentemente con su caso reclamemos  que las pensiones que ya están sometidas hace dos años sean  decretadas a fin de que los días de muchos colegas sean más llevaderos.

Que este llamado a favor de un buen colega no  quede en el aire, hagamos conciencia pública a fin de que nuestro señor Presidente actué en consecuencia y que a doña Iris Guaba se le haga saber que los obreros en licencia médica tienen sus derechos ganados y que ella no debe violárselos caprichosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *