Con mentiras no, Benny Rodríguez

Con mentiras no, Benny Rodríguez

 

POR: ALEJANDRO SANTANA

 

Es lamentable que tenga que  hacer uso de las redes para desmentir a un “distinguido periodista”, frente a una bravuconada, sobre el caso Mariano Montero.

Desde que se publicó en las redes que el Diputado Mariano Montero, había agarrado por el cuello a un portero del palacio de justicia local, lo puse en dudas públicamente.

Conociendo, la educación del Diputado, su calidad como ser humano y su desempeño como ciudadano, puse en dudas que eso hubiera pasado tal publicaron las redes, o algunos de los que hacen uso de ellas.

El tema vuelve al tapete el pasado sábado cuando me encontraba presente en el programa de radio donde laboro, Felix Solano lo trajo a colación de forma indirecta y otra vez me referí al tema poniendo en dudas lo que se decía del Diputado.

Critiqué que eso se hubiera dimensionado en las redes, nueva vez poniendo en dudas que el hecho haya ocurrido tal cual lo exponían, y lamentaba que  la fuente fuera la cuenta de FaceBook de un distinguido juez.

Me alegará el periodista Benny Rodriguez, que sacó de esa cuenta lo relacionado a la denuncia que pretende aparecer al distinguido Diputado Mariano Montero como el ogro de la película de terror, sin darle el derecho a su defensa.

O conocer de ante mano la versión de un hombre que él conoce al dedillo, porque entiendo que el también es de esta zona y que trató de comunicarse con el luego de haber difundido  la especie no antes como aconseja el buen ejercicio  comunicacional.

 

La buena práctica periodística nos recomienda que debemos contactar las diferentes fuentes frente a casos espinosos, como este que envuelve a un honorable juez y a un distinguido ciudadano que el pueblo le ha dado el poder de representarlo en el Congreso de la República.

Los hechos no se pueden torcer y manejar  el ejercicio periodístico habla muy mal de quien o quienes lo hagan, en el lugar donde ocurrieron los hechos hay cámaras de vigilancias que si las registráramos dirían la verdad de los hechos.

Ahora Benny habla de sometimiento porque me pone en boca haber dicho que se recibió entre los trescientos  y cuatrocientos pesos para difundir la nota de marras, nunca he tenido esa baja valoración de su ejercicio.

En ningún momento he hablado de dinero, ni mencionado al distinguido periodista en el jueguito sucio que él dice.

Textualmente expresé mi sentir sobre el asunto defendiendo al Diputado de esas injurias, si hable de descerebrados en el uso de las redes sociales.

Debo decir que pacientemente estoy esperando la notificación del sometimiento que  Benny Rodríguez amenaza con hacerme por difamarlo, ya había recibido la notificación vía Facebook de parte de Leonardo Plata quien se define como el Comunicador del Sur.

Yo tengo claro que para atener la categoría de comunicador hay que se locutor profesional o periodista, salido de una escuela, Universidad o del trajinar periodístico.

Los hacedores de opiniones alegres  en las redes no ostentan esa categoría porque un distinguido pensador los ha situado dentro del grupo de descerebrados que hacen mal uso de una herramienta tan importante.

En mi cuenta de Facebook tengo las amenazas hasta de sometimiento de Leonaldo Plata, tengo sus bravuconadas donde destaca lo grande y bien puesto que tiene sus cojones  y se pavonea como un pavo real.

Una vez el distinguido Periodista Benny Rodriguez intento un sometimiento en compañía de otro distinguido periodista porque los critique frente a un reconocimiento que hicieron a un General de la policía, en momentos en que la delincuencia y la inseguridad se habían dimensionado considerablemente en la ciudad.

Todo puede ocurrir, pero lo que no podrá Benny ni su acompañante de turno es silenciarme en mi criterio de que en la actualidad hay muchos que ejercen un periodismo de chantaje, de mentiras y de malas intenciones y no invento nada todo lo que hacemos  esta a la vista de todos.

Estaré a la espera de la notificación vía alguacil que me harán un reconocido periodista dirigente de la filial de un gremio y de un ciudadano que hace uso de las redes sociales, pero que frente a la ley no tiene la categoría ni de comunicador ni de periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *