El limpiabotas, mis reflexiones

POR:-ALEJANDRO SANTANA

barahonahoy@outlok.es

¿Qué  de malo  tiene ser limpiabotas¿ muchos de mi generación fuimos limpiabotas  y somos ejemplo de superación ,comportamiento y dignidad.

En cualquier sociedad alguien tiene que hacer el trabajo aunque por hacerlo lo denoten y lo quieran colocar en el  escalón más bajo  de la escala social.

Limpiabotas, obreros de la limpieza, sirvientas y otros oficios han sido dignificantes y han sido la fuente de ingresos para que muchos que  se hicieron profesionales.

Hasta con un parque le han rendido tributo al limpiabotas

En mi niñez ser limpiabotas era la forma de aportar en las necesidades del hogar  pues nuestros centavitos  sirvieron para aplacar el hambre, comprar zapatos escolares, cuadernos y hasta para la merienda del hermanito.

En nuestra niñez muchos aprendimos que todo trabajo honrado es dignificante, limpiabotas, mandaderos por centavos o vendedores callejeros, todo eso, pero menos coger lo que no era de uno.

Y este es Pepe el limpiabotas, un oficio que se ejerce con dignidad porque también es la fuente de ingreso a padres de familias que se dedican a su ejercicio en varias partes del mundo

En el parque central de nuestro pueblo Barahona se colocó una  la figura  de un niño con una limpia bota en las manos y todo criticaron la acción.

Yo me sentí identificado y dignificado porque en el área donde se colocó muchas veces limpie zapatos y gane los centavos que juntándolos me permitieron comprar unos zapatos, una camisa o un pantalón.

Ahora la figura del limpiabotas vuelve a la palestra pública porque un ciudadano uso sus servicios para que le lustre sus zapatos.

Reflexionando sobre el tema y observando al ‘’ilustre ciudadano’’, planteo que si averiguamos la descendencia  de ambos, el limpiabotas tiene más dignidad, así de simple porque su apellido no estará salpicado por la sangre que destaca nuestra historia patria.

De un tiempo a esta parte las cosas han cambiado ya los niños no pueden trabajar legalmente aunque lo hacen pese a la ley que lo prohíbe.

Es que se hizo la ley, pero no se pensó en la plataforma que los protegiera para que no sean limpiabotas o vendedor de cualquier cosa en las calles.

La dignidad no se pierde por el trabajo que se ejerce siempre  alguien en cualquier sociedad debe hacer los trabajos.

Lo malo sería aunque tampoco es denigrante no estudiar no avanzar en la vida aunque debo decir que conozco limpiabotas que tienen su familia hijos mujer y los mantienen con el oficio de limpiabotas el cual ahora  impacta y alarma a muchos.

Pero permítanme decir que por muchas razones en la vida deseo ser limpiabotas que Sicario, Narco, policía corrupto, abogado embustero, médico sin sensibilidad, profesores descuidados o periodista mafioso.

Ojalá que surja una figura actual con mucha dignidad que en su niñez fue limpiabotas y proponga un gran encuentro público y que marchemos por algunos barrios, diciendo a nuestros jóvenes desviados.

¡ igual que ustedes vivimos en las vulnerabilidades, pero antes que delinquir nos dedicamos a ser limpiabotas para ayudar en nuestros hogares, estudiamos porque era y es la  vía para salir de esas vulnerabilidad que nos impone la desigualdad social!.

Limpiabotas, un oficio digno que pudiera ser transitorio y en nosotros está el seguir adelante, pero si no se puede, Limpiabotas antes que delincuente o funcionario corrupto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *