A Rafaelín, el barahonero en su momento de dolor

A Rafaelín, el barahonero en su momento de dolor

POR: ALEJANDRO SANTANA

Hermano, la vida está llena de sorpresas, algunas muy dolorosas, otras agradables y no sé porque razón recuerdo algo que hace tiempo escuche con relación a la creación del mundo.

¡Cuando Dios creaba la tierra, envió a sus ángeles a ver en que estaba la gente! La respuesta no se hizo esperar, todos están llorando, es un  sufrir constante, eso no está bien había dicho el Creador.

Hizo los cambios y nueva vez envió a sus ángeles a verificar en qué estaban, la noticia que recibió tampoco le agradó al dador de nuestras vidas! Todos están de fiesta, es una algarabía por doquier! Eso tampoco está bien habría dicho Dios.

Nueva vez hizo los ajustes y mandó otra  vez a sus ángeles a verificar cómo andaban en la  tierra, la noticia recibida le fue más agradable, Señor, ahora ni entendemos! Unos están de fiesta, otros están llorando! Perfecto, había dicho el Creador, el Mundo así está bien!

Quiero decir con todo esto, amigo Rafaelín que en principio no creí que tu dolor fuera mi dolor, pero al leer tus reflexiones el portal Ecos del Sur, donde narra la vida de tu niña desde el nacimiento hasta este día final, no pude contener mis lagrimas, tus penas, tu dolor de padre pasó a ser mi dolor, me coloqué en ti y he llorado igual que otras veces cuando me ha tocado ver la

Partida de un ser querido.

La vida nos coloca frente a eventos que nos hacen reflexionar y valorarla y de manera extraña nos hacen comprender que nuestra realidad aquí en la tierra  es nacer y morir, pero para ello hacen faltas herramientas muy poderosas como son comprender a Dios.

Y para tales fines, hermano barahonero  me atreveré a hacerte una única recomendación que te devolverá la fortaleza quebrantada porque no es fácil ver morir a un ser querido.

Pero hay consuelo y lo encontrarás en el libro de Job en la Biblia, léetelo, léetelo, a mí y a muchas personas a las cuales  le he hecho esa recomendación, nos ha funcionado y en ti no será difícil porque en tu escrito destaca el sueño que tuviste donde la viste rodeada de paz  ángeles y muchas cosas bellas.

En el caso de Job, amigo hay una gran enseñanza de vida, a través de él comenzamos a entender que Dios es un Dios de amor, pero que también puede ponernos a pruebas a ver si flaqueamos.

Job, pudo maldecir, pero no lo hizo, su fe a través del dolor fue más firme y fuerte, entre todas sus pérdidas estuvo la de sus hijos, pero agradeció y bendijo a su Dios, luego fue premiado con nuevos hijos, mejor concebidos y sus testimonios están ahí al alcance de todos, solo lee la Biblia, búscate el capítulo de Job y te aseguro que a partir de ahí serás un gran ser humano, claro más de lo que eres.

Debo confesarte que escribirte estas líneas al principio no me fueron fáciles, las lagrimas me lo impedían por momento, pero al final, hice lo que suelo recomendar, tomé mi Biblia  para nueva vez leerme a Job

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *