8 mil pesos una vergüenza

8 mil pesos una vergüenza

Por: ALEJANDRO SANTANA

 

No se las razones por las cuales tantos actores están de acuerdo en una consideración salarial que nos llena de vergüenza, el Presidente de la República, Senadores , Diputados, funcionarios, líderes religiosos, sindicalistas y hasta empresario, pero nadie acciona para cambiar ese esquema.

Quienes tienen que recibir el salario mínimo en nuestro país, están con el grito al cielo y desesperanzados, porque quienes  tienen en sus manos cambiar o erradicar esa desigualdad solo se han dedicado a contemplarlo, criticarlo sin dar señales de que les importa.

Economistas, sociólogos y otros profesionales no entienden cómo se vive con esa miseria de salario que ni para un buen desayuno los treinta días del mes alcanza, teniendo en cuenta que quienes devengan esa suma no tienen casa propia, un buen seguro médico y tienen por lo menos tres niños que enviar a la escuela.

Son los magos de la económica, habilidad que anteriormente solo se le conocía a los guardias dominicanos.

Pero el modelo de la desigualdad ha impuesto este esquema a nuestros obreros, guardias y  policías a quienes les pedimos encarecidamente que sean honestos y que sean ciudadanos ejemplares.

No alcanzo a entender porque un tema en el que tanto el Presidente de la República, Legisladores, Empresarios, Religiosos, Sindicalistas y funcionarios están de acuerdo en que es una vergüenza, se mantenga sin cambio.

Ojalá que la encuesta que pretenda hacer el Banco Central de la República  y donde se gastarán muchos millones de pesos para averiguar en cuanto ronda la canasta familiar, arroje como recomendación urgente que a nuestros obreros, guardias y policías se les aumente el salario.

De no ocurrir de ese modo entonces seré de los que entenderé que las supuestas preocupaciones, manifestaciones, visualizaciones que  hacen esas figuras sobre nuestro salario mínimo. Solo es una manera perversa de burlarse de nuestros obreros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *