Irracionales o egocéntricos? Qué somos ¿

 

Irracionales o egocéntricos? Qué somos ¿

 

POR: ALEJANDRO SANTANA

Nuestras manifestaciones y reacciones nos colocan en nuestro justo lugar, no importa grado académico, posición social, ó  política es algo que vive en nosotros y que se cultiva desde los primeros años de nuestras vidas en nuestros hogares.

Creernos que todo debe girar en torno a nosotros, también es irracionalidad y es una condición conductual que nos aleja  de las realidades de la vida.

Las manifestaciones públicas en torno a situaciones nos encaja en cualquiera de esos dos aspectos que suelen ser criticados por quienes nos  siguen aunque  de frente no nos lo hagan saber.

Por las manifestaciones públicas de amigos y conocidos, nos damos cuenta que en esta sociedad tenemos muchos ciudadanos que adolecen de esas manifestaciones mal sanas.

Y es fácil reconocer al irracional y egocéntrico, siempre están protestando porque no los invitaron a una fiesta, a una comilona o cualquier actividad social donde entendieron que debían estar.

Protestan cuando alguien en este caso un político regala  bebida en el mes de diciembre, una canasta o sobrecitos y no se guardan el dolor por no haber recibido el obsequio, sino que salen a decirlo públicamente, amargados, dolidos, convirtiéndose en el hazme reír de los demás.

Sus manifestaciones irracionales y egocéntricas llegan al extremo de protestar y satanizar en público cuando no se les nomina para un concurso o para un reconocimiento por entender que ellos son los merecedores y que si no están las cosas no se manejaron bien.

Los grandes hombres son humildes, prudentes en sus puntos de vista, expresiones, consideraciones y decisiones.

Y cuando hablo de grandes hombres no me refiero a profesionales, a intelectuales, me refiero a esa clase de seres que son prudentes hasta para estornudar en público.

Porque salir a protestar en público porque el político que entendemos es nuestro amigo no nos envió la bebida  en diciembre, o no nos invitó a su fiesta, es demostración de que carecemos de esa grandeza que tienen los grandes hombres de entender que nadie está en obligación a tomarnos en cuenta en las reparticiones o selecciones a premios o reconocimientos.

Muchos se sentirán aludido porque su manifestaciones y actuaciones en la vida son a lo irracional y egocentrismo, pero no me refiero a nadie en particular, estoy destacando lo que como ser humano me irrita y me irrita sobremanera cuando esa manifestación viene de ciudadanos  que yo entendía  eran prudentes en sus manifestaciones y posturas.

Sé que no voy a cambiar a nadie en particular, todo puede seguir igual si a usted le hace feliz exhibir lo que se come, lo que se va a beber y protestar porque no lo tomaron en cuenta a la hora de dar o invitar, siga ahí porque al final  a todos nos juzgaran de manera individual acorde a como nos manifestemos en nuestras acciones y reacciones…Que Dios nos ilumine a ver si aprendemos a ser mejores ciudadanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *