OPINION: El PRM, sus atributos y defectos

imagen

EL AUTOR es periodista, director de ALMOMENTO.NET.

El Partido Revolucionario Moderno (PRM) tiene muchos atributos. El principal de ellos es que, en el buen sentido de la palabra, “nació grande”.  Esto así, porque al ser fruto de una división del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se fueron con él experimentados y valiosos dirigentes.

Aunque fue constituido prácticamente “al vapor”, sin tiempo para una buena campaña, durante su primera participación en unos comicios obtuvo el 36% de los votos (2 senadores, 42 diputados  y 30 alcaldías), logrando convertirse en el principal partido de oposición y el segundo más votado.

Sin embargo, el PRM tiene problemas.  El principal es que  existe la percepción generalizada de que su estructura aún es débil y desorganizada.  (Esto se debe, entiendo yo,  a que sus directivos no han exhibido buena organización ni organismos fuertes).

Su situación contrasta con la del PLD, cuyo Comité Político se reúne frecuentemente, toma decisiones trascendentes y hace ostentación de ello, lo cual crea buen impacto en la opinión pública. (Todo el mundo admite que, a pesar de “sus problemas”,  los peledeístas son organizados, nadie en particular controla sus organismos directivos y, a pesar de que tienen grupos antagónicos que “se tiran a matar”, son capaces de encerrarse en un salón y tomar decisiones colectivas).

Un segundo problema grave es que su dirigencia luce rancia y atrasada, integrada por “personas mayores” que no han logrado sintonizar ni identificarse con ningún sector (no se percibe a quién defienden:  ¿empresarios, trabajadores, pequeños productores, grandes productores, clase alta, media o baja?).  En este sentido, para el PRM resultaría altamente provechoso que en su interior surgieran muchos candidatos a cargos directivos y que sea celebrada una convención libre y democrática, de la cual surjan líderes emergentes, preferiblemente jóvenes.

Sería saludable que los “perremeístas” demostraran que se están organizando y fortaleciendo como institución,  y se dedicaran a hacer una oposición sabia, certera y constructiva a un gobierno, cuyo partido tiene pretensiones de controlarlo todo y de permanecer en el poder “requien eterna donai domine”.

Sería conveniente, también, que se pusieran a tono con las aspiraciones de una población como la nuestra, la cual si bien es cierto está cargada de problemas, es  pujante, inteligente y consciente.

sp-am

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *