Malas construcciones, irresponsabilidad compartida

Fotos de Omar Medina, tomada del Boletín RD

POR: ALEJANDRO SANTANA

Barahonahoy@outlook.es

Las quejas y denuncias llueven en los lugares donde la Presidencia de la República, ha decidido que se ejecuten obras ‘’para bien de la ciudadanía’’, pésima calidad de los materiales, terrenos no aptos, cementos y aceros no suficientes.En  fin una serie de denuncias como alerta para que las obras sean de la calidad que se anunció  para beneficio de una población que ha tenido que esperar muchos años para que sus demandas sean atendidas.

Cuando en una población como Arroyo Dulce, en la costa Sur de nuestro país, recibe una obra es porque han gastado hasta el cuero reclamando que esta se les haga, o es que desde el Estado se ha querido beneficiar a alguna firma de ‘’Ingenieros’’. Amigos de algún funcionario palaciego, para que se gane unos millones de pesos.

Eso ha ocurrido no sólo en Arroyo Dulce, ocurre en todas las poblaciones del país, obras recién construidas colapsan al poco tiempo porque la supervisión es nula y desde el Estado no hay interés porque el dinero del pueblo sea bien invertido.

Tubo que ocurrir una muerte y resultar varios heridos para que esto se destaque a nivel mundial: Niño muere en un estadio donde se cae el techo de la grada por mala calidad en la construcción, resultando heridos otros menores de edad que se encontraban en el lugar viendo un  encuentro deportivo.

Y aunque ocurrió muy lejos de la capital, la noticia ha sido difundida a nivel mundial para dejar al desnudo las mafias que envuelven las  construcciones del Estado Dominicano.

Mafia que se ha llevado de forma irregular muchos millones de pesos  que los ciudadanos pagan como impuestos, pero que al Gobierno no le importa que estos sean mal invertidos porque desde sus entrañas hay todo un aparato mafioso que roba al pueblo.

Hoy la comunidad de Arroyo Dulce de Enriquillo en la zona costera, llora la muerte de un menor y lamenta las heridas recibidas por otros en momentos en que se derrumba una plataforma de las gradas de un play construido e inaugurado hace un año.

A quién reclamar para que pague las consecuencias de esa muerte y las heridas a otros, también la corrección de esa mala obra, tendrá la comunidad de Arrollo Dulce tomar las vías para hacer valer sus reclamos y exigir además que en lo adelante las obras que se construyen sean supervisadas con responsabilidad desde el Estado.

El c aso  de malas obras no solo es en esa comunidad, hasta en la capital de la República ocurre esa situación sin que las firmas o mafias de constructores paguen las consecuencias como ocurría durante la tiranía de Trujillo, a quien desgraciadamente tenemos que mencionar porque el orden y el respeto desde su muerte se ha perdido porque los que nos han gobernado luego de él sólo han sido títeres manejados por las mafias.

 

Alejandro Santana, articulista

Hoy Arroyo Dulce  llora la pérdida de uno de sus hijos muerto en un play de beisbol donde se encontraba viendo un encuentro deportivo y otros resultaron heridos, mañana les tocará a otros donde esa misma firma de Ingeniero construyeron edificaciones, deportivas y  tal vez educativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *