LO VENIMOS ADVIRTIENDO! Mi opinión ante la desaceleración económica

 enero-junio 2017 en la RD…

Por Mayobanex De Jesús Laurens…Estilo Bloguero

El informe del Banco Central de la República Dominicana, dando a conocer que el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 4% en el período enero-junio 2017, muestra signos de desaceleración de la economía local, dado que al medir igual período en el 2016, la misma había crecido un 7.4%.

 

Ya el Gobierno había advertido la merma en el desempeño económico, tomando medidas con la liberalización del Encaje Legal Bancario, para que se fortalezca el crédito y los sectores productivos se animen con las inversiones e impacten en la dinamización de la economía a corto plazo.

En varias ocasiones he advertido con artículos publicados, sobre nuestro sistema económico vigente, soportado por el Turismo, Remesas, Telecomunicaciones, Construcciones, Financiero, Minería y el Comercio, fundamentalmente, independientemente de los otros renglones que inciden en la misma de forma mínima.

Es un modelo basado en servicios, con agregados adicionales que lo sustentan, pero sujeto permanentemente a choques externos y las incertidumbres que se ciernen sobre los entes económicos.

Mientras no demos el salto definitivo para convertirnos en un modelo de producción con tendencias a fortalecer nuestras exportaciones y generar divisas, para agigantar el PIB, estaremos sufriendo de signos de crecimiento y desaceleración.

Es impostergable dar el salto definitivo. Lograr un gran pacto nacional de mediano y largo plazo en los ámbitos energético, laboral, industrial, empresarial, comercial, fiscal y agropecuario, sobre todo.

Sentar los actores económicos, crear condiciones fiscales, energéticas, laborales y de exportación adecuadas para los inversionistas. Altos costos de producción, incididos por cargas laborales, tributarias y de energía, desincentivan a los que quieren instalar empresas o hacer negocios en la República Dominicana.

Más que agitar por mayor presión tributaria, lo adecuado sería disminuir tasas fiscales, ampliar bases no gravadas, corregir el actual sistema, hacerlo más dinámico y accesible a los contribuyentes, para atraer las inversiones.

Imposible querer que mejoren las inversiones con el costo laboral que se impone a las empresas y las sobrecargas que deben pagar al Estado por acumulaciones y retenciones laborales.

Ni pensar en invertir, con una carga energética elevadísima, que obliga a cerrar empresas por endeudamiento acumulado.

Es tiempo ya de asumir el compromiso de nación. La política no puede ser vista como retranca por miedo a sufrir colapso electoral a futuro. Si las reformas se asumen desde el punto de vista correcto, los beneficios se verán de inmediato en la población, con más inversiones de empresas y un incremento vertiginoso del empleo, impactando en el PIB.

Lic. Mayobanex De Jesús Laurens

Barahona, Rep. Dom.

Miércoles 30 de agosto de 2017

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *