Las recomendaciones de un barahonero para rescatar los valores perdidos

Crecí comiendo la comida que mi mamá podía colocar en la mesa, siempre respeté a mis padres y sigo respetándolos hasta ahora. También a las personas mayores.
Tuve TV con 3 canales y no se los podía mover para que no se descomponga. Antes de salir para ir a la escuela arreglaba mi cama…

Entonaba el Himno Nacional en la escuela, bebía agua de la llave, andaba descalzo o con calzados deportivos comunes y baratos, ropas sin marca… No tuve celular ni tablet y mucho menos computadora…
Ayudaba a mi mamá en las tareas de la casa, y ello no era considerado “explotación infantil”. Tenía horario establecido para dormir.

Cuando en un examen me calificaban con notas altas, no ganaba regalos porque no había hecho más que cumplir con mi obligación. Cuando me calificaban con notas bajas, recibía castigo.

 

Me daban una pela cuando me portaba mal y eso era apenas una corrección, no un caso de “violencia infantil”. No soy revoltoso, no necesito diagnóstico médico o psicológico, no me falta un solo pedazo de mi cuerpo.

Menos consentimiento y MÁS DISCIPLINA para esta generación!!!!
Es eso lo que el mundo y los niños están necesitando!

Orden, Respeto, Disciplina, Bondad, Educación, Obediencia y Amor…
Por un mundo donde no haya sólo derechos para los niños y adolescentes. Que también haya Deberes y Obligaciones para todos ellos.
Si tú también te sientes parte de esa camada, que no sufrió ningún tipo de trauma, comparte para demostrar que estamos vivos, que estamos bien y que formamos parte de esta sociedad donde los valores se están deteriorando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *